Área de Psicología

30.05.2018

El compromiso entre la persona que padece un trastorno mental y su psicoterapeuta es esencial para obtener resultados.

Como cualquier otra enfermedad, el trastorno mental tiene tratamiento. La mayoría de las personas que padecen un problema psíquico pueden llevar -con el tratamiento adecuado- una vida totalmente normalizada, manteniendo su nivel de integración social y laboral.

Nos centramos principalmente en:

  • Evaluación, intervención y seguimiento psicológico para usuarios/as y familiares.
  • Coordinación con Unidades de Salud Mental, Centros Sociales y otros recursos.
  • Intervención psicoeducativa a nivel individual y en el entorno familiar.
  • Entrevistas de orientación y mediación familiar en conflictos.
  • Dotar a los/as usuarios/as de estrategias para el manejo de la ansiedad y situaciones de estrés, habilidades de comunicación.
  • Fomento de la conciencia de enfermedad y la adherencia al tratamiento.
  • Estimulación y optimización de habilidades cognitivas y metacognitivas.
  • Intervención domiciliaria en casos de aislamiento social o conflicto familiar.