Bienvenidos a la página de AIEM

Dice la OMS que una cuarta parte de las personas que acuden a los centros de salud, lo hacen, en general, por trastornos relacionados con la salud mental.

 

La persona afectada por un trastorno mental puede participar activamente en el desarrollo de su vida. Puede ser productiva y autónoma. Existen tratamientos efectivos para muchos trastornos mentales sobre la base de la información y el compromiso del afectado, el apoyo de la familia, el tratamiento médico y el desarrollo de programas eficaces de psicoeducación, habilidades sociales y rehabilitación psicosocial.

 

Es difícil imaginar la espiral de angustia que conlleva el diagnóstico de un trastorno mental; una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o del comportamiento que puede crear dificultades para reconocer la realidad y adaptarse a las condiciones que nos impone la vida. El trastorno mental no solo es tremendamente incapacitante sino que produce, además, un gran sufrimiento en quien lo padece y en su entorno familiar más cercano.

 

Aunque se ha superado el estadio en el que predominaba la custodia del paciente sobre su atención, el desmantelamiento de ese modelo sanitario no ha supuesto la creación de otros medios alternativos y, por desgracia, es aún demasiado frecuente que los afectados queden desatendidos. Esta carencia de medios y recursos asistenciales obedece, en gran medida, a la actitud de vacío, que el trastorno mental genera en una gran parte de nuestra sociedad.

 

En AIEM trabajamos tanto para paliar el sufrimiento de quien soporta un desorden mental como el de sus familiares.